Un sueño hecho realidad

Era un domingo de frío invierno, había niños jugando con la nieve. Martín estaba en casa haciendo los deberes que le ponía su madre. Estaba muy aburrido, quería salir a jugar con sus amigos. A Martín no le gustaba el deporte. Acabó su tarea y cenó.

Era muy pronto así que su madre lo mandó a leer a su habitación. Martín no quería. Decidió escaparse al parque un rato con sus amigos. Cogió sus cosas y salió por la ventana de su habitación. Hacía mucho frío, fue a buscar a sus amigos pero no estaban y se puso muy triste. Como no quería volver a su casa se fue a dar un paseo.

Después de mucho caminar se sentó en un banco enfrente de un teatro. Por la ventana del teatro vió a un bailarín. Le sorprendió como bailaba, entonces ¡¡¡le gustó!!! Miró su reloj y… ya era hora de irse, fue corriendo muy fatigado hasta que llegó a su casa. Se metió por la ventana, igual que cuando salió y cogió su libro. En ese momento entró su madre en la habitación para que se durmiera.

Por la mañana, ya se había acabado el fin de semana. Desayunó con su madre y le dijo que de mayor quería ser bailarín. Ella dijo que era una chorrada y que debería ser abogado o político. Se quedó muy triste y fue al colegio. Lo comentó a sus amigos y ellos se rieron porque pensaban que eso era trabajo de chicas. Se puso todavía más triste.

Al salir al recreo, Martín en el tabló de anuncios encontró un cartel que ponía: “Este sábado actuación de bailarines”. Fue corriendo al teatro, quiso ver cómo bailaba, y bailaba muy bien. Le dieron un papel para que el sábado fuera a bailar.

Ese sábado Martín se escapó de casa y fue al teatro. Estaba preparado, salió y bailó lo mejor que pudo. Fue genial y para él UN SUEÑO HECHO REALIDAD.

OSNOLA RAAL

11916359-6085-4A35-8D65-62FF3F7DBCA1