Sin horizonte

Hay demasiadas cosas que suceden que sólo tienen una explicación, buscan provocar. Quieren desatar una reacción y, si es negativa, mucho mejor. ¿Por qué? Porque así tendrán justificación para sus propias acciones posteriores que serán aún peores. Y porque así logran el principal objetivo, entrar en la espiral de no retorno.

Somos las sociedades del sin fin, aquéllas que hemos vivido tiempos convulsos, de cambios no violentos, pero brutales. Estamos metidos en círculos viciosos que son inexplicables. Tropezamos una y otra vez con la misma piedra y no acabamos de solventar problemas históricos que se repiten y se repetirán porque, sólo así, se sostiene el discurso de muchos, por no decir, el discurso de todos.

No hay argumento del contrario que merezca ser escuchado. No hay paso adelante que no busque tapar al que viene por detrás. No existen manos tendidas que no esperen recompensa. No hay memoria histórica que no sirva para reprochar. No hay futuro constructivo que no destruya el pasado.

No hay un horizonte claro porque el presente es opaco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s