Por casualidad

Hace un par de semanas las redes sociales se llenaban de confesiones de periodistas que escribían el motivo por el que se dedicaban al que García Márquez describió como “el mejor oficio del mundo”. También de afirmaciones de personas, que no se dedican a esto, pero que ponían a la profesión por los suelos. No tenéis más que entrar en twitter, buscar el hastag #soyperiodistaporque, y comprobar que hay pocos elogios y demasiadas descalificaciones. De todo lo leído esos días me quedo con un tweet que me hizo reír por su genialidad y sinceridad, el de una compañera de redacción que escribía “#Soyperiodistaporque tiene que haber de todo”. Yo, #Soyperiodistaporque lo quiso la casualidad.

Así que sí, no es una vocación infantil, ni siquiera juvenil. Fue una elección al azar. Entre las posibilidades que se me abrieron para ir a estudiar fuera de Asturias ésta fue una de las que más me llamó la atención, y ahora, con perspectiva, creo que puedo decir que no elegí mal. No fue en la facultad donde conocí la profesión, si no, en las redacciones donde tuve la posibilidad de entrar. Redacciones que, como decía este lunes Soledad Gallego-Díaz, estaban “al servicio de un colectivo y te sientes orgullosa de ellos. No te alegras solo de tu propio trabajo, sino de aquel que ha conseguido otro compañero…” en las que se disfrutaba de “… esa efervescencia que se vive cuando los periodistas quieren contar lo que sucede. Es un espectáculo maravilloso”.

Y lo realmente maravilloso es participar en el espectáculo. No tienes que ser protagonista, basta incluso con ser atrezo en esos momentos clave en los que todo se altera, nadie puede estar quieto, todos sabemos que tenemos que servir a nuestros espectadores, oyentes, lectores, con rigor, con profesionalidad, con ganas de reflejar lo que pasa, porque somos testigos directos y sabemos que la actualidad está cambiando las cosas.

Llevo en esto desde el año 1998, cuando un verano fue interrumpido por una llamada telefónica que me hizo viajar de la playa del Sardinero a la redacción de Telemadrid y ya nada volvió a ser igual. Me encontré tanta gente buena por el camino que me enseñó y me hizo querer esta profesión. Sin ellos y ellas no hubiese aprendido nada. No los enumeraré porque me dejaría alguno en el tintero y no sería justo. Pero desde aquí les digo que fue un auténtico placer verles trabajar.

#Soyperiodistaporque la casualidad lo quiso y ahora, no sé ser otra cosa, no quiero ser otra cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s