Inercia

Hace unos meses que una palabra suena en mi cerebro día sí y día también: inercia. Es esa propiedad que tienen los cuerpos de mantenerse en reposo o en movimiento, siempre que la acción de una fuerza externa no modifique su estado.

Si hubo un momento en el que un torbellino de energía, de talento, de superación te movió a construir otra realidad, a vivir otra etapa, a ser feliz, aunque ese torbellino desaparezca, la inercia hará que esa otra realidad, esa otra etapa, esa felicidad, se mantenga. Discrepo.

Ese torbellino tiene que ser propio, tiene que ser tuyo, tienes que creer en él, y de vez en cuando tienes que sacarlo a pasear. Porque puede pasar que venga otra fuerza externa o interna y frene la energía del torbellino y todo se pare. Y ya no hay otra realidad, ni otra etapa, ni felicidad. Puede que entre en juego la segunda definición de esa inercia (para mí desconocida hasta hoy)  la rutina, la desidia. Si la energía que te movía no era tuya, si te era completamente ajena, sigues por seguir, porque sí, porque no sabes de qué otra manera avanzar, y todo es negligente, y no te aplicas en el desarrollo de cada jornada, de esa nueva realidad, de esa nueva etapa, de esa felicidad.

No es bueno moverse por inercia, no se avanza, simplemente te arrastras. Nunca llegarás lejos y acabarás sumido en la desidia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s