El espejo

Nunca fui muy presumida, ni lo soy. Aunque tal vez ahora cuido más mi aspecto físico porque me gusta que me vean bien o me miren con ganas. Igual es cuestión de la edad y de no querer verse vieja. Quién sabe. Pero yo soy de las que piensa que el cuerpo es el espejo del alma y por eso me dedico más a cultivar esta última.

La cuestión es que no suelo ponerme mucho frente a un espejo, ni para maquillarme, ni para peinarme, ni para mirar cómo me queda la ropa. Seguro que es por no apreciar defectos. Cuando me siento bien, ¿para qué mirarme si sé que estoy bien? y cuando no lo estoy, ¿qué gano viendo reflejado mi mal estado en un cristal? Nada.

El problema llega cuando alguien te pone de frente ese espejo, sin que tú te des cuenta. Lo hace con maestría, para que te veas reflejada y te mires, para que no te pierdas detalle. Lo hace porque sabe que en el fondo hay matices que tú no aprecias y que son importantes, para construirse a uno mismo, para que nos demos cuenta de nuestras imperfecciones. Quizás para quien te pone el espejo no sea una imperfección, simplemente es algo más de ti, algo que está ahí y forma parte del todo. Puede gustarle más o menos, pero lo que en el fondo importa, es el todo.

Estamos hechos de pequeños matices. Unos son innatos pero la gran parte del resto los va moldeando la vida: nuestra familia, nuestros amigos, nuestros compañeros de trabajo, nuestros vecinos, nuestros amores, nuestros desamores, los buenos momentos, los malos, las experiencias inolvidables y las que ojalá nunca hubiésemos vivido. Pero nos guste o no, todos esos matices forman parte de nuestro yo. Y ese yo, a veces, reflejado en el espejo que  te pone el de al lado resulta que no es al cien por cien como tú creías y te defraudas a ti mismo. Lo más importante es aprender de esos momentos en los que aprecias los defectos, defectos que ya no tienen marcha atrás pero que eres capaz de interiorizar y de asumir como propios.

El espejo siempre tiene toda la razón, como el rostro cuando refleja nuestra alma. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s