Agosto

Es el mes en el que todo se para, el de vacaciones por antonomasia, el de mayor calor, el de las tormentas fugaces pero atronadoras, el de mis mejores recuerdos estivales de infancia,… Pero también es el mes en el que los días empiezan a ser más cortos, el que poco a poco nos va acercando al inicio del curso escolar, el de las despedidas de esos amigos que sólo ves una vez al año pero con los que compartes experiencias inolvidables, de ésas que unen toda una vida,… Y para mí, este año, es un mes de ausencias.

Mañana es el día de la Asunción, una jornada que año tras año reunía a mi familia paterna alrededor de una mesa para celebrar el santo de mi abuela. Este año no va a pasar, porque ella ya no está, porque en enero nos dejó, se agotó su vida, una vida, me atrevería a decir, plena y vital, muy vital. Yo la recordaré desde su casa, esa casa en la que disfruté los mejores meses de agosto de mi vida. Meses en los que no había preocupaciones, sólo diversión, en los que fui creciendo, poco a poco, y enriqueciéndome. Agostos que forman parte de mi imaginario vital para siempre con estampas que no me abandonarán nunca. ¡Cómo le gustaría volver a vernos a todos reunidos alrededor de una mesa!

Desde aquí mi recuerdo, mi cariño y mi gratitud para ella por tantos momentos inolvidables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s